Un príncipe en democracia

El desierto entra a la ciudad

El desierto entra a la ciudad

Había una vez un pueblo que se moría de hambre. En el palacio del rey servían grandes banquetes. El pueblo pidió su alimento. El alimento le fue negado. El pueblo hizo la revolución. Se alzó la guillotina, rodaron las cabezas y la de la princesa giró y giró hasta topar con un sapo que resultó ser un príncipe extranjero el cual, al despertar del hechizo que le había salvado la vida, encontró sobre su pecho la cabeza de la joven con la que tanto había soñado.

cabezas

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo narrativas, personajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s